NURSIA Y AMATRICE, DOS DE LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ITALIA, DESTROZADOS POR EL TERREMOTO.

Esta semana todos nos hemos sentido consternados por el terremoto en uno de los países con mayor riqueza turística, monumental y cultural del mundo. El terremoto, con una intensidad de 6,2 en la escala Richter ha afectado enormemente a la región central de Italia con un enorme patrimonio histórico. Este temblor sísmico ha afectado especialmente a las localidades de Nursia y Amatrice.
Nursia es un bellísimo pueblo de la región de Umbría y se encuentra situado a 100 kilómetros de la capital de la región y tiene, aproximadamente 5.000 habitantes. La localidad se encuentra cerca del corazón de los Apeninos.
Como la mayoría de las ciudades y pequeñas poblaciones italianas, cuenta con un abundante patrimonio artístico. Su historia se remonta a la época prerromana.
Su enorme patrimonio artístico y monumental se concentra en la plaza que alberga la impresionante Plaza de San Benedetto y multitud de edificios renacentistas que son el símbolo de la ciudad.
Dicen que la basílica estaría construída sobre los restos de la Casa Natal del santo, data de finales del siglo XII y contiene un gran rosetón en cuyos lados están representados los cuatro evangelistas. Parece ser que esta basílica ya fue gravemente dañada por otro gran terremoto en el año 1.859. En esta ocasión, a falta de examinar daños, la basílica ha aguantado bien.
El Palacio Comunale, es decir, el Ayuntamiento, ha tenido que ser reconstruido en varias ocasiones debido a sucesivos terremotos.
La iglesia de Santa María Argentea se convirtió al rito cristiano en el siglo III después de Cristo, anteriormente fue un templo dedicado a la diosa Fortuna. Esta iglesia también fue muy dañada por un terremoto y, durante el siglo XVIII fue reconstruída en estilo neoclásico. Entre las obras de arte existentes en su interior, destacan un crucifijo de madera de Giovanni Tedesco, un altar de Francesco Duquesnoy y un fresco con la imagen de la Virgen, el Niño y los Santos Benito y Escolástica.
En la plaza Garibaldi se sitúa uno de los ejemplos más representativos del arte gótico de la región, se trata de la iglesia de San Francisco con frescos muy importantes de los siglos XV y XVI. Este templo resultó mjy dañado en el terremoto del año 1.859.
La pequeña ermita conocida como “El Tempietto” es un pequeño monumento mediaval y está considerado como el edificio mejor conservado de Nursia

La localidad de Amatrice ha sido una de las más devastadas por el terremoto. Antes del día 24 de agosto era un enclave rico en cultura e historia que, además, se encuentra rodeado por la zona montañosa de los Apeninos.
El pueblo de Amatrice está considerado como uno de los más bellos de Italia conservando importantes restos de su muralla original. En la iglesia de ”Icona Passatora” se conserva un llamativo fresco en el que aparece la Virgen en el trono que soporta la ciudad de Amatrice.
A día de hoy, uno de los principales monumentos de esta ciudad, la Torre Cívica, se eleva sobre las ruínas de la urbe. Esta torre data del siglo XIII y su reloj, que fue reparado en el año 2010, dejó de funcionar la madrugada del pasado miércoles 24 de agosto a las 3 y 38 minutos, justo con la sacudida del terremoto.
En esta localidad destacan también los campanarios de las iglesias de San Emidio y de San Agustín y el templo de San Francisco. 
Algunos medios de comunicación dan como desaparecida esta localidad, indican en sus titulares que “Amatrice ya no existe”.
Hoy, los fallecidos a causa del terremoto son más de 270 personas, entre ellas una mujer española, Ana Huete,  que se encontraba de vacaciones en la localidad de Illica. Ana, recientemente, se había casado con un joven.
En Viajeros Ibéricos, una vez más, defendemos el patrimonio histórico, el turismo sostenible y nos solidarizamos con todas las víctimas de este terremoto.
FUENTES: Nacho Herranz (Redacción Viajeros Ibéricos) / ABC / El Periódico
FOTOS: Wikipedia

 
RSS: Atom: